El Señor Sepultado de Santo Domingo. III

El Señor Sepultado de Santo Domingo. III

Finalmente, la segunda mitad del siglo XIX fue sin duda alguna una etapa de cambios importantes para la imagen del Señor Sepultado de la Cofradía de Ntra. Señora de Soledad, los cambios estructurales operados luego de la independencia se hicieron sentir en todos los aspectos de la pasiva vida de La Nueva Guatemala de La Asunción, con ella llego un afrancesamiento en la cultura, las artes, la educación, la ideología.
Esto afecto grandemente el gusto y la forma de presentar al Señor Sepultado, en 1852 se empiezan a dejar los vestigios coloniales, se procede a la fundación de la Hermandad del Señor Sepultado de Santo Domingo, el 18 de Julio de ese año, se cambia la urna del Señor Sepultado por otra de aspecto neoclásico francés dorada a fuego, al igual que Jesús deja de ser exhibido a la vieja usanza hispánica; esto es con alba blanca y urnas estilo sevillano, para dar lugar a bellas túnicas con telas importadas de Europa, bordadas con materiales nobles, oro, plata y piedras preciosas, además de colocar cojines bordados con los mismos materiales dentro de la urna, esto a su vez, revitalizo la procesión del Señor Sepultado y contrasto drásticamente con la presentación de la procesión de Santo Domingo colonial, se trataba sobre todo de dejar los antiguos modelos para dar paso a modelos más cultos, alejados del espectáculo dramático de la escuela barroca, para dar a la Hermandad un aspecto más sobrio, elegante y moderno, donde se pudiera percibir el progreso intelectual, ideologico y económico. Estamos ante un nuevo modelo de asociación, que influirá de manera particular a sus pares.
Los años transcurridos de la Reforma Liberal de 1871 hasta principios del siglo XX, prácticamente quedan en oscuridad, la orden dominica fue expulsada de Guatemala, expropiadas las propiedades y suspendidas todas las organizaciones religiosas, suspendidos los actos públicos de fe, sus procesiones. Al parecer en esos turbulentos años la actividad de la Hermandad se vio afectada al punto de que se disolvió, según puede inferirse de un acta fechada el 6 de Noviembre de 1868. “Fray Julián Raymundo y Riveiro y Jacinto convoco a una reunión de hermanos, para que reorganizaran la junta directiva de la hermandad “que había sido disuelta por causas justas” se efectuó la elección y la nueva junta directiva presidida por Riveiro, fue instalada el día 13 de ese mismo mes y año”. Por referencias orales, se sabe de que por esos años el Señor Sepultado, recorrió únicamente el atrio del templo y su interior.
Ha llegado el Siglo XX, una dictadura liberal gobierna Guatemala, Manuel Estrada Cabrera es presidente de la República y con él, de nuevo vuelve a las calles el Señor Sepultado, en su procesión se han dejado de ver a las autoridades del ayuntamiento (municipalidad) y a las tropas y piezas de artillería, se hacen larguísimos recorridos para complacer al “Señor Presidente” que pidió que las procesiones pasaran frente a su residencia, ubicada en el lejano Barrio de “La Palmita”, además un conato de magnicidio se ha registrado en la procesión, cuando esta pasaba frente a la residencia del “Señor Presidente”. Se han traído importados desde España, cinco pasos que le dan mayor prestancia a la procesión, llegada la mitad del siglo XX se han ampliado las andas, y completado el resto de pasos y así pasa el tiempo hasta que llegamos a una fecha importantísima para la imagen del Señor Sepultado, el 11 de Marzo de 1973, es elevado a la categoría de “Consagrado” por el entonces Arzobispo de Guatemala, Cardenal Mario Casariego y Acevedo XVI Arzobispo de la Arquidiócesis de Santiago.

Para aquella gloriosa consagración, la sexta consagración en la historia de Guatemala y primera de una imagen de Señor Sepultado en Guatemala, se entono el himno nacional, seguido de misa, para dar paso al acto de consagración a eso de las 12 del medio día, hubo fiesta, cohetillos y procesión que visito lugares que jamás antes había visitado, como el lejano barrio de “El Calvario”, donde fue recibido con bombas, cohetillos, alfombras y especial algarabía. Así termina nuestro recorrido por datos, anécdotas e historia de una de las imágenes más importantes del legado cultural de Guatemala.

Un pensamiento en “El Señor Sepultado de Santo Domingo. III

  1. es bueno todo lo relacionado, al cristo del amor pero quisiera saber como hacer para formar parte de la junta directiva o alguna comision de honor, mi padre Don Guillermo Rizzo Gonzalez ahora fallecido cargo desde hace mas de 50 años, pero no se guarda ningun archivo de ello, por ello abogo a su buen juicio, esperando una respuesta por parte de un directivo o el tesorero, para ver de que forma puedo compartir con la memoria de mi padre si es factible para este año o con quien para saber los dias de reunion semanal, ya que es para mi una gran devocion la que le guardo al señor del amor.- Cesar Rizzo Gallardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s